26 de febrero de 2024

Por Alejandro Camacho Rosas

De las cuatro “corcholatas”, o hermanos que suspiran por la silla presidencial, dos no han mostrado los tamaños para ser el o la sucesora del huésped de Palacio Nacional.

Efectivamente se trata de Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno y el Senador de las República, Ricardo Monreal Ávila. A la primera, sin duda el Metro puede acabar con sus aspiraciones debido a que últimamente ha habido una serie de eventos en el cual ha muerto gente y esto la viene a desacreditar.

Este problema viene a demostrar la ineptitud, el desconocimiento de cómo manejar los problemas cuando hay crisis y no solamente en el Sistema de Transporte colectivo (METRO) sino en los inconvenientes que viven millones de capitalinos diariamente.

Pero aún más grave, que Sheinbaum en lugar de aplicar el estado de derecho, de ordenar una investigación seria para saber quién o quienes tuvieron la culpa, en el caso del gusano naranja, los protege caso concreto Florencia Serranía quien estuvo involucrada en la caída de la Línea 12.

La exdirectora del metro de la Ciudad de México nunca rindió cuentas sobre los trabajos de mantenimiento y operación previos al colapso que dejó 26 personas muertas y un centenar de personas lesionadas ese 3 de mayo de 2021.

Es más, no se le tocó ni con el pétalo de una rosa.

No cabe duda que la Ciudad de México, tiene una Jefa de Gobierno incompetente pues a pesar de que diga que los delitos han bajado, la percepción de la gente es diferente pues en sus colonias lo mismo venden drogas, que matan, secuestran , levantan personas y roban a ciudadanos honestos trabajadores. Todo sigue igual.

Así que señora Claudia Sheinbaum, nadie vino a mover las columnas de la L 12 para que el tren descarrilara como lo dijo una diputada local de su partido, o las aspas de una lavadora fueron parte de un complot. Nada de eso, simplemente fue una “corcholata” que por más que su patrón trate de enderezarla dándole espaldarazos, simplemente esta no tiene la capacidad, está mal puesta para dirigir un país tan grande, en todos los sentidos, como es este.

El otro que tampoco ha dejado en claro su capacidad, es el Senador Ricardo Monreal pues la Alcaldía Cuauhtémoc como el Gobierno de Zacatecas se le han salido de las manos.

Él es el poder tras el trono en ambos casos, y ha fallado entonces ¿cómo confiar en este representante popular?

Su historia política ha sido manchada por su presunta relación con los barones de la droga, que dicho sea de paso de acuerdo a diversas investigaciones le han dejado ganancias millonarias.

El estado de Zacatecas, que gobierna su hermano David Monreal Ávila está en llamas, sus pobladores han empezado a huir a estados cercanos como es el caso de Aguascalientes ante tantas ejecuciones diarias.

Es terrible la inseguridad, la delincuencia organizada ha sentado sus reales en ese estado.

En Cuauhtémoc todos conocen los arrebatos, la vulgaridad, las extravagancias, y la presunta corrupción de Sandra Cuevas quien no ha dado resultados para solucionar los problemas que aquejan a los más de medio millón de habitantes que habitan en las 33 colonias que componen la demarcación.

Todos los días Cuevas se pelea, se engancha lo mismo con empresarios, vecinos, periodistas que políticos es por eso que quienes la apoyaron a llegar, aparte de Monreal, como fueron los dirigentes del PRD y PRI la han dejado sola pues a los diputados locales emanados de estos grupos les ha puesto trabas para que desarrollen su trabajo en territorio, los ha sobajado.

Quienes no la han dejado son los del PAN, pues juegan su baraja en espera de que en las próximas elecciones ellos pongan a su candidato a la Cuauhtémoc.

O sea que su pupila se ha ido por la derecha sin tomarlo en cuenta, es decir ignora por completo la orientación que le pueda dar.

¿Y por qué decimos que ha fallado Ricardo Monreal y que no tiene los tamaños para ser el sucesor del tabasqueño? pues porque él ha sido algo así como el manager, el director técnico, el Sensei tanto de su hermano David como de Sandra Cuevas.

En ambos casos, los dos hasta el momento han fracasado en su tareas, sus gobernados están en el abandono no saben qué hacer ambos políticos, es decir de nada han servido que usted meta las manos, su dirección ha sido nefasta.

La Alcaldesa cree que con manotear, gritar, e ir a romper madres eso le garantiza que los problemas de los vecinos de la Cuauhtémoc se resuelvan, está equivocada se necesita experiencia y conocimiento para llevar a buen puerto esa demarcación la cual está al garete.

Senador, no es suficiente que le dé “apretones” al habitante de Palacio Nacional para que usted sea su favorito, para qué la balanza se incline hacia usted pues ha demostrado su incapacidad con los dos políticos señalados líneas arriba.

Su pasado también juega, como lo negro que hay alrededor de una de sus propiedades en donde según los involucrados dio un millón de pesos para hacer el cambio de uso de suelo.

De ese tema hablaremos en la próxima entrega.

About Author