26 de mayo de 2024

POR MIGUEL ÁNGEL LÓPEZ FARÍAS

Presidente de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión.

El chapulín colorado en el metro

La guardia no tiene la culpa de que los bullen por andar de metronautas. Los 6 mil elementos no son más que una más de las piezas del muro de las babosadas de los políticos.

La GN no llegó para corretear vagoneros , ni para arreglar cables ,ni echar a andar las escaleras eléctricas o cambiar lámparas ,están allí como parte de una reacción de los ¿ cerebros? y ¿estrategas ? del gobierno federal y local .

Quisieron poner una especie de ángeles de la guarda y el tiro les está saliendo no solo carísimo en lo económico, sino que a la par de refinerías chafas y aeropuertos con baches, este, el de llevar a estos jóvenes elementos, se inscribe en ese mundo de las ocurrencias, de la tropical pirotecnia, misma que será recordada por muchos años, piezas de la galería del horror sexenal.

Fustigar a la guardia nacional por no estar donde debe (en carreteras, puertos, municipios o algo más cercano, alcaldías chilangas plagadas de narcomenudistas ) criticarla por hacer lo que le toca ,no es responsabilidad de sus elementos, es más ,es tiempo de preguntarnos ¿ Y para qué está la guardia nacional? ¿Es policía, son militares, son de tránsito? ¿Capturan o solo disuaden? ¿Investigan o se conducen por encima? ¿Bajan gatitos de los árboles o se agarran a balazos con los sicarios? La duda, la bendita duda es esa, ¿Cuál es su papel?

Para lo del metro, y por lo ambiguo de su presencia, es que sospechamos están ahí para disuadir a saboteadores o terroristas…¿ Ahora nos debemos preocupar no sólo por los narcos sino también por fundamentalistas con chalecos de dinamita ? …lo repetiremos, la línea tres, la dos, uno, cinco, 12, la que sea, no son las Torres Gemelas y esto no es Nueva York. Los únicos que se comportan como talibanes son los seguidores de YSQ.

Pero ya están aquí, entre los andenes, a «petición » del gobierno capitalino ¿ La razón ? «Actos inusuales «, ¡está bien!, Pero si se presentan estos mismos actos inusuales en otros metros, sea el de Guadalajara o Monterrey o el tren ligero que va de Taxqueña a el del estadio azteca, ¿También se podrá pedir la presencia de los amigos de la guardia nacional? ¿ O los regios y tapatíos no son tan importantes como los chilangos ?

Mientras los «asesores » se rompen la cabeza buscando a los hijos de Bin Laden disfrazados de vendedores de pomada de «mariguanol», el metro sigue y seguirá presentando fallas, propias de toda máquina a la cual se le dejó de dar mantenimiento.

La solución es una, llévense a la guardia nacional a dónde si la ocupen y contraten más ingenieros, metanle dinero al metro, compren refacciones nuevas, regresen el dinero que recortaron, así de sencillo.

Y para terminar, le sugiero que se apure y vaya a tomarse la foto con los de la guardia, tenga ese bonito recuerdo y diga que visitó al metro cuando eran tiempos de complots y terroristas.

About Author