19 de abril de 2024

Pedro Rodríguez, el mítico piloto mexicano que fue amigo de un ex Beatle, ¿lo sabías?

Sin duda es uno de los pilotos mexicanos más famosos de todos los tiempos ya que participó en 54 Grandes Premios de la Fórmula 1 entre los años de 1963 y 1971 y con ello Pedro Rodríguez se ganó su lugar en la historia del automovilismo del máximo circuito, tanto en México como el mundo…y hasta fue amigo de un ex Beatle.

Era apodado ‘Ojos de gato’ por su excelente habilidad para correr de noche y en la lluvia, lo que le ayudó sin duda para conquistar carreras.

Durante su carrera al frente del volante de los autos de Fórmula 1 su marca quedó en dos victorias, en Sudáfrica 1967 y Bélgica 1968, siete podios y sumó un total de 71 puntos. Nada mal para este piloto nacido el 18 de enero de 1940.

Gusto por lo bueno

Rodríguez, como los pilotos del máximo circuito, tenía gusto por lo bueno.

 Además de que amaba correr, también disfrutaba de la buena ropa, la música, las fiestas y la buena comida, además siempre viajaba con una botella de salsa Tabasco por si no encontraba chiles para sazonar su comida.

Lo que no le gustaba era manejar en el tráfico urbano, decía que era demasiado peligroso por lo que utilizaba un chofer, incluso se dice que en las carreras en las que participaba viajaba con una bandera mexicana y un disco con el himno nacional porque cuando ganó el GP de Sudáfrica de 1967, los organizadores no tenían el himno mexicano.

Amigo de un ex Beatle

Pedro Rodríguez de la Vega, su nombre completo, contaba con muchas amistades famosas, tanto del medio automovilístico como del espectáculo.

Y uno de ellos fue nada menos que el ex baterista de The Beatles, Ringo Starr, quien para los momentos en que tuvo amistad con el mexicano, ya era un músico consolidado y reconocido.

Muerte prematura

El míto de Pedro Rodríguez nació el día de su muerte el 11 de julio de 1971 en las 200 millas de Norisring, una carrera poco importante de Interserie en Núremberg, Alemania, debido a un accidente provocado por el estallido del neumático de la rueda delantera derecha.

El accidente fue provocado por Kurt Hild, quien circulaba lentamente y cambió de dirección intempestivamente, lo que hizo que Rodríguez estallara su neumático y se estrellara contra un muro por lo que su auto se incendió y falleció minutos después de ser rescatado del bólido accidentado.

Debido a este accidente, en julio de 2006, 35 años después de su muerte, una placa de bronce fue colocada en el sitio de su choque en el circuito de Núremberg.

Pedro Rodríguez ganó así su carrera a la inmortalidad del mundo del automovilismo de la Fórmula 1, lo que le permitió tener un amigo igual de famoso como un ex Beatle.

About Author