23 de abril de 2024

Por Sergio Manríquez

¿Son malos los coches baratos?

En recientes días utilicé el servicio de un Uber y me llamó la atención que el auto en que haría el servicio sería un #Renault #Kwid. En varios medios había escuchado que ese vehículo era muy malo, de baja calidad, con pocos elementos de seguridad…en fin, que prácticamente era una porquería. Nunca me había subido a uno así que era mi oportunidad de formar mi propio criterio.

Le pregunté a Óscar, el conductor, qué tal le había ido con el auto. Me comentaba que estaba muy satisfecho, lo había usado para un viaje desde la Ciudad de México hasta Austin, Texas (un total de 3,000 km), con dos personas y dos maletas grandes y que el auto había respondido bien. En ciudad –me comentó- tenía un rendimiento de 19 km/L, lo cual es comparable con un auto híbrido.    

En cuanto a mi propia percepción, me pareció un auto con buen espacio para pasajeros, sobre todo considerando que se trata de un subcompacto de 3.68 m de largo y 1.57 m de ancho. Las vestiduras de tela me parecieron aceptables. Los plásticos de las puertas y el tablero sí se ven muy básicos (duros y brillantes). El diseño, en general, agradable a la vista. Me parece mucho mejor que el de un Nissan March o el de un Mitsubishi Mirage.

El motor es de apenas 1 L, con 66 hp y 69 libras-pie de torque, pero suficientes para mover un auto de solo 813 kg. Lo que ya había visto es que los rines tienen solo tres pernos. Se nota que quisieron ahorrar en todo lo que se pudiera.

En fin, no pretendo hacer una evaluación exhaustiva del auto, ni una comparativa; eso se los dejo a los muchos #youtubers y páginas que se dedican a eso. Mi conclusión es que el coche no se me hizo malo para lo que había escuchado de él. Es sencillo, sí, pero su mercado es para quien simplemente desea moverse con un auto nuevo, con cierto diseño atractivo y al menor costo posible. Me parece que cumple con eso. 

Mi punto principal es que muchas veces creemos que un coche es malo, simplemente porque es barato y eso no necesariamente es cierto. Por ejemplo, si vemos los resultados recientes de Consumer Reports en Estados Unidos, sobre la calidad, podemos encontrar vehículos de lujo (tres modelos de Land Rover),  en los peores lugares (https://www.youtube.com/watch?v=zHPkrtvXO3c), o sumando las puntuaciones de sus modelos encontramos que marcas como Cadillac, Mercedes-Benz, GMC (que es la división de lujo de pick-ups y camionetas de General Motors), Alfa Romeo, Jaguar y sí, otra vez, Land Rover, también en los peores lugares (https://www.youtube.com/watch?v=2M9him5Xyto).

Como sucede en muchos aspectos de la vida cotidiana, la experiencia y la subjetividad crean la “realidad” con la que formamos nuestras opiniones y, en última instancia, tomamos nuestras decisiones. En algunos grupos de propietarios de cierta marca he encontrado gente que hasta con humor describe su auto como un auténtico dolor de muelas y, por otra, quienes afirman que son los mejores coches que se pueden encontrar.

Dicho lo anterior, creo que es bueno replantearnos nuestras ideas (o quizá, prejuicios) sobre lo que consideramos como “buenos autos” simplemente por un logo o el precio de los mismos.

About Author