29 de febrero de 2024

Omega-3, los ácidos grasos ideales para incrementar tu atención

Los ácidos grasos omega-3 tienen una gran cantidad de ventajas, pero, sobre todo, para mejorar la capacidad de atención. Ahora, un estudio encontró una relación entre estos, presentes en alimentos como el pescado azul o las nueces, y la concentración en adolescentes, así como su grado de impulsividad.

En el programa Mejor con Gaby Vargas, la locutora te da los consejos que necesitas para aprovechar al máximo tu vida, como aquella vez que nos contó sobre una nueva forma de controlar los niveles de grasa en la sangre.

Hoy, te contaremos más sobre estos ácidos grasos, que son una familia de grasas poliinsaturadas entre las que destacan el ácido docosahexaenoico (DHA), el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido alfa-linolénico (ALA).

En general, el DHA y el EPA se encuentran en grandes cantidades en el pescado azul y en los aceites de pescado.

Los especialistas de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) señalan que entre los alimentos más ricos en estos ácidos grasos están el salmón, la caballa, el atún fresco, el arenque, las sardinas y las anchoas.

Por su parte, el ácido alfa-linolénico está presente en alimentos de origen vegetal, sobre todo, en las semillas de chía y lino y en las nueces.

¿Cómo ayudan los omega-3 a la atención de los adolescentes?

Ya eran conocidas las contribuciones de los ácidos grasos omega-3 para la salud cardiovascular, la regulación de los lípidos en la sangre o su papel antioxidante y antiinflamatorio, entre otros beneficios.

Pero, además, un reciente estudio realizado por ISGlobal y el Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili ha hallado que el DHA está asociado a una mayor capacidad de atención selectiva y sostenida en adolescentes, mientras que el ácido alfa-linolénico se asocia con una menor impulsividad.

Durante la adolescencia se dan relevantes cambios estructurales y funcionales en el cerebro, sobre todo en la zona prefrontal, que juega un papel importante en el control de la atención.

Por otro lado, se sabe que los ácidos grasos omega-3 son esenciales para el buen desarrollo y funcionamiento del cerebro. El más abundante en el cerebro, particularmente en la zona prefrontal, es el DHA, que se adquiere a través del consumo de pescados grasos.

El objetivo del estudio era determinar si un consumo más elevado de DHA y de ácido alfa-linolénico estaba asociado a una mayor capacidad de atención en un grupo de 332 adolescentes de diferentes colegios de Barcelona (noreste de España).

Los resultados mostraron que unos niveles más altos de DHA se asocian con una mayor capacidad de atención selectiva y sostenida, así como con más capacidad de inhibirse ante las distracciones. En cambio, el ácido alfa-linolénico (ALA) no se asoció con la capacidad de atención, pero sí con una menor impulsividad.

“Nuestro estudio indica que el DHA en la dieta, muy probablemente, juega un rol en las tareas que requieren atención, pero se necesitan más estudios para confirmar una causa-efecto, particularmente para entender el rol del ALA”, subraya Jordi Júlvez.

About Author