26 de mayo de 2024

Acusan penalmente a La Polar ante la Fiscalía capitalina por el homicidio de un cliente

Familiares del cliente asesinado en el restaurante bar La Polar denunciaron penalmente al establecimiento ante la Fiscalía General de Justicia (FGJ) capitalina, con la finalidad de que asuma la reparación del daño causado por el homicidio cometido por sus empleados.

David Arellano, asesor jurídico de los deudos, asentó en la carpeta de investigación que la empresa con razón social “La Polar” tiene responsabilidad penal por los hechos ocurridos dentro de sus instalaciones la noche del domingo 8 de enero en la colonia San Rafael, alcaldía Cuauhtémoc.

El sistema procesal penal acusatorio prevé que las personas morales también sean susceptibles de acusación ante los tribunales cuando exista alguna responsabilidad de su parte, ya que son entes solidarios con la actuación de sus trabajadores.

David Hernández, asesor jurídico de la familia de Antonio Monroy, adelantó que se solicitará al juez de control del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) una nueva audiencia para imputar el delito de encubrimiento por favorecimiento en contra de Román Ignacio “T”, empleado del estacionamiento de “La Polar”, quien fue liberado la semana pasada.

Señaló que si bien el juez de control le otorgó libertad al no encontrar datos de prueba de su participación en el homicidio del cliente de “La Polar”, existen las pruebas necesarias para señalar su posible responsabilidad en el encubrimiento de los hechos que quedaron registrados en cámaras de seguridad del mismo establecimiento.

Aclaró que Román no hizo nada por auxiliar a la víctima y por permitir de manera omisa que el jefe de seguridad y un policía auxiliar el Estado de México lo arrastraran hacia la calle donde lo dejaron sin vida.

A pesar de sus declaraciones, en las que afirma que llamó a la ambulancia,  para la asesoría jurídica no es suficiente, toda vez que el hecho delictivo se había consumado y el trabajador obvió llamar a policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) para denunciar lo ocurrido.

Esta acción omisa permitió que el jefe de seguridad, Sergio Gama, alias “El Chiquilín”, principal sospechoso del homicidio, y el policía auxiliar se dieran a la fuga.

Por esa razón, el Ministerio Público solicitó y obtuvo del Poder Judicial las órdenes de aprehensión en contra de ambas personas.

Además, analiza la posibilidad de solicitar una tercera en contra del mesero que se interpuso frente a la acompañante de Antonio Monroy para evitar que lo auxiliara, puesto que dicha acción también se convierte en un acto de encubrimiento para favorecer a las personas que golpearon y asfixiaron a la víctima.

About Author